Artículo publicado por Lasdrogas.info en: http://bit.ly/2BEAc54

COPOLAD , como ya avanzamos en la anterior noticia, es un programa europeo de cooperación que promueve el impulso de políticas sobre drogas apoyadas en instrumentos de evaluación, y basadas en estrategias y modelos de probada efectividad.

A continuación, exponemos cómo se articula el programa a través del desarrollo de cuatro componentes:

Componente 1. Refuerzo de los Observatorios Nacionales de Drogas

Como se señala en el Informe sobre el Consumo de Drogas en las Américas(Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas, 2015), si bien los países de la CELAC han hecho grandes avances en sus esfuerzos para generar y analizar datos sobre el consumo de drogas, aún quedan muchos retos por delante. En muchos países todavía es necesario establecer o consolidar los recursos e instrumentos para garantizar la recogida de indicadores fiables de forma periódica, sostenible y comparable. A lo largo de la primera fase de COPOLAD se observó que era necesario apoyar los esfuerzos de los países a crear un OND bien establecido, provisto de un Punto Focal competente y estable. Los Observatorios Nacionales de Drogas (OND) también pueden implementar y coordinar en cada país, un Sistema de Alerta Temprana (SAT), capaz de afrontar de forma eficaz las amenazas relacionadas con las nuevas sustancias psicoactivas y los nuevos usos de drogas ya conocidas. Es necesario garantizar un seguimiento continuo de los indicadores de RDD y ROD. Asimismo, deben estudiarse las nuevas tendencias. Por ejemplo, es necesario establecer urgentemente los patrones de consumo de drogas entre la población joven y adolescente, para confirmar las tendencias en la edad de inicio y percepción de riesgo, así como definir la relación entre la disponibilidad de drogas y su consumo. Para lograr estos objetivos es necesario reforzar a los OND, con el fin de que dispongan de la capacidad de realizar estudios de calidad, así como para desarrollar o mejorar las redes nacionales de información sobre drogas que contribuyan de forma estable a realizar actividades de recopilación y difusión de información. El Observatorio Interamericano de Drogas (OID) de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) y el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT) colaboran activamente en COPOLAD para apoyar estos avances.

Componente 2. Capacitación para la reducción de la demanda de drogas

Desde la adopción de la primera Estrategia Europea sobre drogas 2000–2004, la UE define claramente los retos relacionados con las drogas como problemas de salud pública. Este enfoque ha sido igualmente adoptado por los países CELAC, integrándose en la Estrategia Hemisférica sobre drogas 2011–2015 y su Plan de Acción Hemisférico sobre Drogas 2016-2020, en el marco de la CICAD-OEA. En ambos casos, las políticas de prevención, asistencia e inserción social son consideradas esenciales, si se quiere impulsar una aproximación equilibrada entre estas estrategias y las de reducción de la oferta de drogas. Alcanzar este equilibrio es todavía un reto para diversos países de la CELAC. COPOLAD, atendiendo a las necesidades de los países, ofrece una oportunidad única de apoyo en la implementación práctica de modelos y principios ya consolidados en los países de la UE desde hace más de tres décadas, en países que debieron afrontar enormes retos sociales y de salud, y que han obtenido un considerable éxito en este campo.

La cooperación, coordinación y promoción de sinergias en este campo cuenta con la implicación de los países, y la coordinación con las agencias clave del sector como son la CICAD, la OPS y el OEDT, así como con dos redes birregionales no gubernamentales de amplia representatividad en ambas regiones, el IDPC y la RIOD.

Componente 3. Capacitación para la reducción de la oferta de drogas

En este ámbito se trabaja en tres grandes líneas de acción:

  1. Desarrollo Alternativo (DA). El Desarrollo Alternativo se incluye en la Estrategia sobre drogas de la UE 2013-20, donde se señala la necesidad de intervenir en el ámbito de los cultivos destinados al comercio ilícito de drogas, mediante programas de desarrollo rural. El DA pretende abordar aspectos subyacentes del mantenimiento de dichos cultivos, como: pobreza, inseguridad alimentaria, falta de acceso a las tierras de cultivo y a los mercados e inexistencia de oportunidades para obtener ingresos legales. El nivel de experiencia sobre DA es heterogéneo en la CELAC. Mientras que los países andinos trabajan en DA desde hace más de una década, la experiencia del resto de los países de la región es escasa o inexistente. Algunos de estos países han solicitado asistencia técnica a la UE para poder intercambiar buenas prácticas desde la perspectiva del desarrollo rural. En este ámbito, para conseguir los objetivos previstos, COPOLAD cuenta con la activa participación de la agencia alemana de cooperación Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) y todos los países andinos.
  2. Refuerzo y seguimiento legal para el control de la oferta. La mayoría de los países CELAC disponen de una amplia experiencia en este campo; existiendo igualmente numerosos programas europeos de cooperación y otros proyectos sustentados por donantes diversos. Por ello, las actividades de COPOLAD en este ámbito complementan y expanden al ámbito regional iniciativas ya existentes. Se pretende así complementar y coordinar esfuerzos para impulsar reformas legales capaces de consolidar programas alternativos a las penas de prisión; y para seguir fortaleciendo las políticas dedicadas al control del crimen organizado trasnacional, como un factor clave para afrontar los problemas relacionados con drogas. En este ámbito, COPOLAD cuenta con el liderazgo del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) del gobierno español, además de la coordinación entre países de la CELAC y de la UE, así como de la AIAMP.
  3. Control del desvío de precursores químicos para la producción ilícita de drogas.  Actualmente el desvío de precursores constituye una enorme amenaza trasnacional, caracterizada por la gran capacidad de organizaciones internacionales para evitar los mecanismos impositivos y de control. Esto requiere que todos los actores responsables de controlar esta actividad ilegal puedan desarrollar una aproximación estratégica comprehensiva, maximizando el intercambio de información y la cooperación, incluyendo los niveles nacional, regional y birregional. Contando también con la participación activa del CITCO de España, COPOLAD busca reforzar la cooperación y mejorar la capacidad de los países de la CELAC para recoger, gestionar y monitorizar información sobre precursores químicos, que permita el diseño e implementación de políticas y programas eficaces para afrontar los crecientes retos que supone la producción ilícita de drogas sintéticas, promocionando el intercambio de información e inteligencia, así como buenas prácticas entre las unidades de policía antinarcóticos, los Cuerpos Nacionales para el control de drogas y las Fiscalías, con una implicación activa desde la Comisión Europea y el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE).

Componente 4. Refuerzo del diálogo político birregional entre la UE y la CELAC

Este componente refuerza y apoya la plataforma de diálogo político birregional creada entre la Unión Europea y la CELAC en 1999: el Mecanismo de Coordinación y Cooperación de Drogas CELAC-UE en materia de drogas. En este componente COPOLAD promueve la promoción y mejora de oportunidades de diálogo político, intercambio de información, coordinación y cooperación entre las autoridades competentes, responsables de las políticas sobre drogas en los países de la CELAC y de la UE. Haciendo especial énfasis en la consolidación de las potencialidades del Mecanismo CELAC-UE, a través de: la promoción de su visibilidad; el fomento de una comunicación fluida entre los diferentes actores que lo conforman; la mejora del acceso al conocimiento, a través de la producción, selección y difusión de información basada en la evidencia, y la incorporación de la sociedad civil como elemento indispensable para avanzar.

Resultados

Se espera que al finalizar, en 2019, el programa haya contribuido a aumentar la capacidad institucional de las agencias de los países de la CELAC encargadas de la planificación y evaluación de políticas, para implementar estrategias basadas en la evidencia, que sean además sostenibles en el tiempo; a potenciar las capacidades de toma de decisiones, planificación y evaluación de dichas agencias; y a optimizar los esfuerzos y oportunidades birregionales para promover el diálogo político y técnico entre la UE y la CELAC sobre la naturaleza de los problemas relacionados con las drogas y la mejor manera de hacerles frente. Tras casi siete años de trabajo, el programa está avanzando significativamente en alcanzar los resultados marcados inicialmente, a los que todos los participantes aspiran.

Para más información sobre los avances alcanzados hasta ahora en cada línea de trabajo y actividad se puede consultar www.copolad.eu