Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida impulsada por EDEX, entidad RIOD.

El pasado mes de noviembre ha sido intenso y satisfactorio para la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida, impulsada por EDEX. Una «escuela» orientada a fortalecer el desarrollo personal y las capacidades técnicas de agentes que se desenvuelven en los ámbitos de la salud, la educación o el desarrollo comunitario. Profesionales que aplican programas centrados en el desarrollo socioemocional de niñas, niños y jóvenes para dar respuesta a cuestiones como el abuso de drogas, la salud sexual y reproductiva, la convivencia o la ciudadanía. Formación on line y presencial que año tras año se enriquece con nuevos formatos y se extiende a nuevos escenarios gracias a una cada vez más tupida red de alianzas.

Ha sido un mes durante el cual nuestro equipo ha dinamizado talleres, participado en seminarios, impartido cursos y conferencias y celebrado encuentros en el curso de los cuales ha establecido complicidades a diverso nivel con administraciones públicas nacionales, regionales y locales, como de Universidades y organizaciones de la sociedad civil de Colombia, Costa Rica, España y México.

En la modalidad on line, ultimamos la XV edición del TransCurso, después de tres meses de formación en Habilidades para la Vida (HpV),  en el que los participantes son acreditados, también, por la Cátedra de Promoción de la Salud de la Universidad de Girona. Igualmente, se ha iniciado el proceso para la formación de medio millar de docentes de las ciudades mexicanas de Toluca y Tenancinco en el curso Habilidades para la vida y Convivencia escolar, en colaboración con Sistemas de Información para la Seguridad Humana S.C., y ultimado el proceso de elaboración de contenidos de nuevos cursos que se incorporarán el próximo año.

Por lo que a formación presencial se refiere, el primer día de noviembre despertamos en Costa Rica, país en el que compartimos desarrollos desde hace siete años. Acudimos convocados por el Ministerio de Salud en el marco de su iniciativa Ponele a la vida, para fortalecer las capacidades en HpV del personal de salud y educación y favorecer de este modo la implementación del programa Retomemos con adolescentes del país. El último día del mes nos sorprendía en Bilbao y en Salamanca. En el primero de los casos, agentes de intervención social y educadores tomaron parte en el taller Adolescentes, afectos y sexualidad, que giró en torno a Retomemos, una propuesta sextimental, en colaboración con distintos departamentos del Gobierno Vasco. En Salamanca,  por encargo de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, formamos en HpV a personal docente que aplica el programa Unplugged para la prevención del abuso de drogas en adolescentes, como anteriormente sucedería con profesorado de Segovia y León.

En España, entre el primero y el último día de ese ajetreado noviembre, las actividades de formación en HpV con la población adolescente en el foco, se desarrollaron en Santander, donde acudimos invitados por el Centro de Profesores del Gobierno de Cantabria para dinamizar el Seminario Habilidades para la vida: desarrollo personal en la escuela inclusiva; en el País Vasco, concretamente en Portugalete y Bilbao, promovimos, con la colaboración de la Diputación Foral de Bizkaia, sendos talleres sobre Educación afectivo-sexual en clave de igualdad, en el curso de los cuales se compartieron con agentes de organizaciones sociales los fundamentos conceptuales y metodológicos de la herramienta Retomemos, una propuesta sextimental. Bilbao fue también escenario del taller Desarrollo emocional adolescente, en este caso especialmente dirigido a dinamizadores de organizaciones juveniles, apoyado en el recurso didáctico Habilidades para la vida y Adolescencia, y gracias a la colaboración del Gobierno Vasco. Finalmente, Madrid, en el marco del Seminario Menores y Alcohol, nos acogió para que diéramos a conocer nuestra dilatada experiencia de trabajo en materia de prevención del abuso adolescente de alcohol.

Pero volvamos al continente americano, concretamente de la región de Santander, Colombia, donde impartimos el taller Cine, confianza y convivencia de la mano de Unisangil, la universidad con la que mantenemos una alianza para el desarrollo del programa Ciudadanía desde el aula. El trabajo desarrollado en México, que se prolongó durante dos semanas, se inició con la formación de docentes de escuelas de Toluca y Tenancingo, en el marco del Programa de Prevención de la Violencia Escolar, promovido por la Secretaría Técnica Municipal de Seguridad Pública, y operado por Seguridad Humana. En Puebla tuvieron lugar diversos encuentros de trabajo, algunos de los cuales prometen frutos, como es el caso del mantenido con el Colegio de Bachilleres de Quintana Roo. El periplo por el país azteca finalizó en Querétaro, lugar al que volvimos por tercera vez, en esta ocasión invitados por la Federación de colegios particulares a participar en el XIII Congreso de Educación 5.0. con una conferencia y un taller. La estancia en la ciudad nos proporcionó ocasiones para conocer de cerca el excelente trabajo en HpV desarrollado en instituciones educativas, responder al interés por nuestra tarea y explorar vías de colaboración con diferentes organizaciones, como el Colegio de bachilleres, la Comisión de educación del sindicato de empresarios y el Colegio de pedagogos.

Una labor ésta, sobra decirlo, que ha sido posible gracias al esfuerzo del equipo de formadores de la Escuela, a las compañeras y compañeros que le dan soporte desde la oficina central de EDEX, a cuantos amigos y colaboradores vamos encontrando por el camino y a las administraciones públicas y organizaciones de la sociedad civil que nos confían su apuesta por el desarrollo socioemocional de niñas, niños y adolescentes.

Ir arriba