El 52% de los pacientes drogodependientes conducen de manera habitual en España

El-52%-de-los-pacientes-drogodependientes-conducen-de-manera-habitual-en-España-Noticias-RIOD-Web

Un 12% son conductores profesionales, según un estudio presentado para sensibilizar e informar a los médicos y el resto de profesionales sanitarios de los efectos de estupefacientes al volante.

El 52% de los pacientes drogodependientes conducen de forma habitual en España y de ello un 12% son conductores profesionales, según un estudio presentado con motivo de la nueva campaña para sensibilizar e informar a los médicos y el resto de profesionales sanitarios de la necesidad de advertir a los pacientes que tienden dependencia de las drogas de los riesgos de ponerse al volante de un vehículo.

La iniciativa, patrocinada por Indivior en la que participan entre otros organismos, Dirección General de Tráfico (DGT), el Centro de Estudios sobre Alcohol y Drogas de la Universidad de Valladolid (UVa), dedica cada trimestre a una sustancia distinta: opiáceos, alcohol, cocaína y estimulantes y cannabis.

El correspondiente al primer trimestre ‘Opiáceos y aptitud para conducir’ recuerda que determinadas sustancias como la heroína, la morfina y la metadona, interfieren con una adecuada capacidad para conducir con seguridad. Entre sus efectos al volante destacan el efecto sedante y la intensa miosis –disminución del tamaño de la pupila-que producen.

Según el catedrático de Farmacología de la Universidad de Valladolid, Javier Álvarez, “todos los enfermos dependientes tienen una altísima siniestralidad en todos los ámbitos, incluido el de la conducción”. Pero es que muchos de los pacientes drogodependientes presentan una alta comorbilidad psiquiátrica (patología dual), por lo que es frecuente que utilicen medicamentos para tratar su dependencia y otras patologías o comorbilidades psiquiátricas y médicas. De ahí la necesidad de informar y sensibilizar directamente a los propios pacientes sobre estos aspectos y sobre los riesgos que implica conducir bajo los efectos de determinadas drogas o medicamentos.

El profesor Álvarez advirte que existen evidencias de que la medicación prescrita para tratar la adicción a diferentes drogas afecta a la capacidad de conducir de los pacientes al disminuir su estado de alerta. Así del 52% de los pacientes drogodependientes que conducen, el 94% esta en tratamiento con metadona, con una media de 60 miligramos diarios. “A esta dosis, la metadona interfiere, o puede interferir, en la conducción”, concluye manejado por Javier Álvarez.

Distintas investigaciones también demuestran que la buprenorfina no causa mayor trastorno cognitivo que la metadona, ambas se usan para tratar las adicciones. De hecho, probablemente causa menos. E indican que los programas de mantenimiento con buprenorfina ofrecen mejores resultados que los programas de mantenimiento con metadona en tareas relevantes a la conducción. “Por eso se debe prestar atención a los pacientes dependientes que conducen, informarles de manera adecuada y seleccionar correctamente la medicación a prescribir”, apunta el experto.

“En seguridad vial, nuestro peor enemigo es el alcohol. Si el paciente bebe, aunque sea poco, de nada sirve el esfuerzo que hagamos con el resto de sustancias. Hay que incidir en el mensaje de tolerancia cero”, concluyó.

La campaña, patrocinada por Indivior, está avalada por el Plan Nacional sobre Drogas, la Sociedad Española de Patología Dual, la Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las otras Toxicomanías, la Red de Trastornos Adictivos, la Sociedad Española de Medicina de Tráfico y la Sociedad Española de Toxicomanías.

Ir arriba